Propiedad industrial

Las creaciones o invenciones realizadas por los hombres a lo largo de la historia han dado lugar a un sin número de cambios que han influido en el sistema económico, social y cultural  de la sociedad.

El esfuerzo físico e intelectual que se realiza al inventar un objeto, que puede ser una herramienta, una máquina, un sistema o, cualquier otro artículo que cumplirá una función y será de gran utilidad para alguna actividad productiva tiene implícito un derecho, que conlleva a su protección y la exclusividad de su explotación.

La propiedad industrial surge como el mecanismo legal que garantiza la protección de las invenciones; la época feudal marca el inicio de una estampida de “inventos” que transformaron la actividad agrícola, generando mayor producción de bienes para el consumo humano, que posteriormente se fueron innovando hasta ser reemplazados por unos mejores.

Qué es la propiedad industrial

Como lo indica el término, “propiedad” es la existencia de algo que le pertenece a alguien.  

La propiedad industrial, comprende todos aquellos derechos que una persona, ya sea natural o jurídica, tienen sobre un bien que puede ser tangible o intangible, por ejemplo: un diseño, una marca, una invención o creación. Estos derechos le otorgan al propietario la garantía de defender y controlar sus intereses, además de  regular su uso o explotación por parte de terceros.

Las creaciones inmateriales que tienen la finalidad de contribuir o realizar una actividad industrial o empresarial pueden ser protegidas o resguardadas a través de la propiedad industrial, la cual varía en cada país según sea establecido en su legislación los derechos que se adquieren.

Comúnmente, la propiedad industrial se conoce como la acción que realiza un individuo o una sociedad mercantil de registrar legalmente una patente, una marca o cualquier otro elemento que sirva de componente de la actividad industrial, para evitar que otra persona intente declararse como creador o inventor del mismo bien.

El estatuto de Venecia de 1474, primer documento que protege la propiedad industrial 

La dinámica actividad comercial que se desarrollaba en el mediterráneo en el siglo XV, era la más importante de Europa; Venecia era el centro de este gran polo económico y sus  gobernantes de mitad de siglo, fueron pioneros en crear una ley que resguardaba a los inventores y a sus inventos, de hordas de piratas que eran conocidos por robar nuevas creaciones o conocimientos para adjudicárselas como suyas.

Esta normativa consistía en que los inventores tenían la obligación de registrar sus invenciones y, esta acción, les garantizaba un monopolio por 10 años. Se puede decir que en esencia, el Estatuto de Venecia contenía los elementos básicos sobre patentes que aún se mantienen vigentes en las leyes actuales como: novedad, utilidad e ingenio. 

Una invención realizada por una persona que pudiese ser puesta en práctica con efectividad, se dirigía a una oficina estadal para inscribirla a su nombre a fin de prohibir que fuese copiada o usada por otros; quienes violasen esta ley serían sancionados con multas y se les destruirían de inmediato las copias realizadas.

Esta legislación se fue extendiendo por toda Europa, con distintas variantes pero manteniendo el propósito fundamental era resguardar la capacidad inventiva y la técnica humana.

La propiedad industrial es un derecho que se reconoce recientemente y, el ejercicio o efecto de su legislación, influyen directamente en la economía. Cada vez son más numerosas las tecnologías desarrolladas a nivel mundial y los mercados cada vez más exigentes, por lo tanto, el ámbito industrial experimenta constantes cambios que son susceptibles de ser atendidos y analizados.

propiedad industrial

Cuáles son los ámbitos que engloba la propiedad industrial

Los derechos de propiedad industrial engloban los siguientes factores:

  • Los elementos que distinguen a una corporación como: la marca, el eslogan, el nombre comercial, etc.
  • Aquellas invenciones o creaciones que tienen un fin industrial que posteriormente son patentadas; así como también, las recetas y los componentes de un producto alimenticio, una bebida o un medicamento.   
  • Todo aquello que forma parte del campo de la tecnología y las telecomunicaciones.

Características de la propiedad industrial  

Reconocimiento del derecho que tiene una persona natural o jurídica sobre un bien protegido.

Protege todo aquello que sea inventado con fines industriales, a diferencia de la propiedad industrial que protege las creaciones con fines literarios y artísticos.

El propietario del bien o invención, tiene el poder y el fundamento legal para decidir el uso que le dará, el cual se espera que sea con fines empresariales buen sea de forma inmediata o futura.

El hecho de ser el poseedor del bien, le otorga al dueño un beneficio implícito, lo que a su vez le confiere el dominio y monopolio mercado.

La explotación del bien objeto de protección, puede ser cedida a un tercero a través del otorgamiento de una licencia.

Por lo general, la existencia del derecho de propiedad conlleva al cumplimiento de deberes, en este caso, la cancelación de cuotas o tasa para mantener la patente; además de que existe la obligación de explotar el bien en un periodo de tiempo establecido y la  expiración de mantener la exclusividad.

Es regulada por el marco jurídico del país donde se hace el registro o inscripción del objeto que se desea proteger.

Importancia de la propiedad industrial

Nuestra vida cotidiana transcurre haciendo uso de las innovaciones o creaciones que día a día aparecen en el mercado gracias al ingenio y creatividad de personas que buscan darle un fin empresarial.

La propiedad industrial es la encargada de proteger al inventor y sus creaciones, a través de una garantía que le confiere el monopolio de la explotación de ese bien. A su vez, el país que registra o patenta la invención, asegura su desarrollo tecnológico, industrial y comercial.

Promueve la competencia en el mercado dado que favorece la necesidad de innovar constantemente para sobresalir delante de los competidores; estas innovaciones en definitiva necesitan protección.

A través de la propiedad industrial, el sistema empresarial se fortalece y se estimula su crecimiento; igualmente, está en la capacidad de otorgar beneficios económicos a aquellos terceros  a los que la empresa creadora permite hacer uso de sus derechos.

Ejemplo de propiedad industrial

La marca Coca-Cola, no solo tiene la propiedad industrial de la marca, el logotipo y el eslogan, sino también, el diseño de la forma de la botella y la fórmula y los respectivos componentes de la bebida.